“Las Razones del Mundo” y “Dobro” los cortometrajes mexicanos en Cannes

separator

El cortometraje “Las Razones del Mundo”, del director Ernesto Martínez Bucio, compitió este año por la Palma de Oro a Mejor Cortometraje en el Festival de Cannes, cuya sección Cinefundación seleccionó, además, cortos de Argentina, Brasil, Colombia y Venezuela.

El corto mexicano, de 37 minutos de duración, fue producido por el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) y presenta a una mujer embarazada que trabaja como secuestradora. La mujer en cuestión se enfrentará a un conflicto moral cuando una de las víctimas es un niño de nombre Edgar, en quien proyecta la imagen de su bebé.

“No puedo decir mi nombre.”, dice la mujer en la sinopsis del corto, “Estoy embarazada de tres meses. No me gusta a lo que me dedico, pero sería peor si otros lo hicieran. Vivo con mi novio y cuidamos gente. Queremos irnos lejos de esta ciudad. Ya tenemos suficiente dinero, pero nos trajeron otro huésped. Tiene unos 7 u 8 años.”

“Nunca nos había tocado cuidar a un niño. Al principio casi no me atrevía a entrar en su cuarto. Luego le agarré cariño. Parece que está enfermando y mi novio no quiere hacer nada, no debería sacarlo, es peligroso, más si el jefe se entera. Tengo miedo de que le pase algo, espero que pronto paguen el rescate.”

Este cortometraje se presentó en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) y en el Festival Internacional de Cine de la UNAM (FICUNAM).

Otro cortometraje representando a México en Cannes fue “Dobro”, en coproducción con Bosnia-Herzegovina, dirigido por la mexicana Marta Hernaiz Pidal, e inauguró el programa de proyecciones de la Cinefundación.

La sala Buñuel del Palacio de Festivales de Cannes fue el escenario de la proyección de la película mexicana de 15 minutos de duración y que cuenta la historia de una mujer que intenta desembarazarse de una indigente de etnia gitana que se ha instalado en la entrada de su casa.

El cortometraje fue seleccionado como obra presentada por una prestigiosa escuela de cine de Bosnia-Herzegovina, cuyo emblema es el cineasta Bela Tarr, pero también representa a México por la parte de la producción y de la dirección.

“Tengo toda la emoción de representar a México, que es mi país y donde quiero hacer carrera. El corto se filmó en Bosnia y la escuela está en Bosnia. Es muy relativo decir de dónde es una película. Creo que el corto es de Bosnia y de México y ojalá que gane para ambos”, comentó su directora.

La joven realizadora es una de los tres mexicanos que han estudiado cine en la escuela de Bosnia-Herzegovina, algo que consideró “un poco exótico”.

Estas dos cintas compitieron en el Festival de Cannes por los tres premios que concede la Cinefundación, con otras 17 cintas presentadas por escuelas de cine de 15 países, en una edición en la que no fue seleccionado ningún largometraje mexicano.

El ganador de la Palma de Oro a mejor cortometraje fue “Timecode”, de España, dirigido por Juanjo Giménez.